· 

El Ajo y sus beneficios

EL AJO Y SUS BENEFICIOS

El ajo

Sus propiedades, indicaciones y contraindicaiones

Las verduras del genero Allium y sus componentes tienen efectos en cada etapa de la carcinogénesis y afectan muchos procesos biológicos que modifican el riesgo de cáncer. Los efectos preventivos del cáncer de las verduras del genero Allium en particular el ajo y la cebolla, por sus compuestos de azufre bioactivo y destaca las brechas en la investigación.

El género Allium incluye ajo, cebolla, chalotes, puerros y cebollino. Algunas asociaciones del consumo de vegetales del genero Allium muestran un menor riesgo de cáncer, particularmente cánceres del tracto gastrointestinal. Se han realizado estudios de intervención limitada para apoyar estas asociaciones. La mayoría de la evidencia de apoyo sobre los efectos preventivos del cáncer de vegetales Allium proviene de estudios mecanicistas.

En Ayurveda, el ajo se ha llamado Maha Aushadham, lo que significa que es una de las mejores medicinas para muchas enfermedades. También se le ha llamado Bhutaghan, ya que destruye los microorganismos patógenos debido a sus propiedades bacteriostáticas, bactericidas, antivirales y antifúngicas. Según las creencias ayurvédicas, los seis sabores son dulce, salado, agrio, picante, amargo y astringente. El ajo es una hierba que tiene cinco sabores, excepto agrio.

El uso principal del ajo es actuar como inmunomodulador. Estimula todos los sistemas y actúa como rasayana. Si se toma ajo diariamente puede aumentar el poder del sistema inmunológico. Por la presencia de selenio lo convierte en un compuesto antioxidante y azufrado por lo que es un antibiótico y antifúngico, ayuda a prevenir infecciones bacterianas, virales, fúngicas, de levadura y gusanos. El ajo fresco ayuda a prevenir la intoxicación alimentaria, ya que es un antibiótico potente para E. coli y Salmonella. Contiene una fuente abundante de vitamina B, vitaminas C, B6 y minerales como calcio, selenio, cobre, zinc y manganeso que aumenta la inmunidad y mejora la salud en general.

Estudios epidemiológicos respaldan la asociación entre el aumento de la ingesta de cebolla y / o ajo y la disminución del riesgo de ciertos tipos de cáncer, sin embargo los datos son limitados y a veces conflictivos. Además, las verduras  del género Allium se agrupan con frecuencia para análisis epidemiológicos, lo que prohíbe la separación de los efectos. La evidencia epidemiológica más sólida apunta a los efectos protectores del ajo y / o la cebolla contra el cáncer del tracto digestivo.

El panel de expertos del Fondo Mundial de Investigación del Cáncer / Instituto Americano para la Investigación del Cáncer (WCRF / AICR) también realizó un metanálisis utilizando 14 estudios de casos y controles que investigaron las verduras del genero Allium y el cáncer de estómago y 5 estudios de casos y controles que investigaron el ajo y el cáncer de estómago. Su OR resumen fue de 0.59 (IC 95% 0.47-0.74) por 100 g por día para la ingesta total de vegetales del genero Allium con alta heterogeneidad, y 0.41 (IC 95% 0.23-0.73) por porción de ajo por día. También realizaron metanálisis de dos estudios de cohortes que investigaron el total de cánceres y los vegetales de este género, produjeron una estimación del efecto resumen de 0,55 (IC del 95%: 035-0,87) por 100 g por día sin heterogeneidad. Llegaron a la conclusión de que debido a la evidencia consistente, la relación dosis-respuesta y los mecanismos, mostraron una relación preventiva contra el cáncer en verduras del genero Allium.

El ajo ha sido valorado en muchas culturas por su sabor picantes y usos culinarios y por sus beneficios para la salud durante más de 4,000 años. Antiguos textos médicos de Egipto, Grecia, Roma, China e India citan aplicaciones terapéuticas para vegetales del genero Allium. Un papiro médico egipcio, The Codex Ebers (1550 a. C.) enumera 22 preparaciones en las que se agregó ajo. Hipócrates abogó por el ajo como laxante y diurético, y Aristófanes y Galeno sugirieron el ajo para el tratamiento de tumores uterinos.

 

Precauciones

·         El ajo debe evitarse en un pitta, ya que aumenta la hiperacidez. Si tiene que consumirse en Pitta debe administrarse con azúcar moreno y en pocas cantidades y debe consumirse cilantro después, ya que es un antídoto.

·         El ajo debe evitarse en el embarazo (picante y caliente). En otras palabras, disminuye la agregación plaquetaria, como la aspirina, ya que contiene disulfuro (ajoeno). Por lo tanto podría aumentar la tendencia al sangrado durante el embarazo, el parto y la cirugía.

·         Cuando la carne se tuesta a temperaturas muy altas, sus propiedades se deterioran, pero cuando se cocina en combinación con ajo, se conservan sus propiedades. Por lo tanto, es ideal usar ajo con alimentos no vegetarianos.

·         Debe evitarse el ajo antes de una cirugía planificada, ya que tiene una agregación antiplaquetaria y aumentan las tendencias hemorrágicas.

·         En Kapha debe tomarse con miel

·         En Vata  debe tomarse con Ghee

·         En Pitta se debe tomar con azúcar morena

·         Dado que el ajo es picante debe evitarse en personas con sangrado nasal y mareos.

·         La alicina presente en el ajo se considera un antibiótico y se obtiene del ajo triturado o crudo. La cocción excesiva destruye la alicina.

·         Si se usa ajo durante un período prolongado, puede irritar la piel.

 

 

Fuentes

1.       The World Cancer Research Fund/American Institute for Cancer Research (WCRF/AICR)

2.       Block E. The chemistry of garlic and onions. Scientific American. 1985;252:114–9.

3.      Ma JL, Zhang L, Brown LM, Li JY, Shen L, Pan KF, et al. Fifteen-year effects of Helicobacter pylori, garlic, and vitamin treatments on gastric cancer incidence and mortality. Journal of the National Cancer Institute. 2012;104:488–92. 

4.      Milner JA. Mechanisms by which garlic and allyl sulfur compounds suppress carcinogen bioactivation. Garlic and carcinogenesis. Advances in experimental medicine and biology. 2001;492:69–81.

5.       Dion ME, Agler M, Milner JA. S-allyl cysteine inhibits nitrosomorpholine formation and bioactivation. Nutrition and cancer. 1997;28:1–6.

6.      Guercio V, Galeone C, Turati F, La Vecchia C. Gastric cancer and allium vegetable intake: a critical review of the experimental and epidemiologic evidence. Nutrition and cancer. 2014;66:757–73. 

7.      Milner JA. Preclinical perspectives on garlic and cancer. The Journal of nutrition. 2006;136:827S–31S.

 

 

Terapeuta

Josue I. Soriano D. Ay. Certificado

Cel. 5591687175

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Yadira Ruiz Valderrama (martes, 24 septiembre 2019 17:47)

    Muy interesante Josué, gracias